370
post-template-default,single,single-post,postid-370,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
21 Jun

Cómo hacer que las marcas conecten con su público

Las reglas del juego han cambiado. Las marcas ya no sólo tienen que hacer un esfuerzo para dar a conocer sus productos, como en la publicidad tradicional, sino que tienen ante sí también un importante reto por delante: conseguir que su público objetivo se sienta identificado y conectado emocionalmente con la misma.

La creación del vínculo

Para tener éxito debemos de saber construir una marca auténtica, es decir, una marca cuyos productos (y su comunicación) reflejen sus valores y su filosofía de trabajo. Debemos de tener claro qué somos, cuál es nuestro público y cuáles son los intereses, creencias e ideales que compartimos como el mismo. Por lo tanto, definirse correctamente buscando los puntos de conexión es el primer paso para conseguir esta ansiada conexión emocional.

Una vez definido este punto, tenemos que saber comunicar de forma adecuada para que el mensaje sea efectivo y logre consolidar el amor por la marca y la fidelización del cliente. La era digital, en ese sentido, ha abierto un sinfín de posibilidades para convertir este proceso en una gran oportunidad pero, eso sí, antes de comenzar la estrategia de comunicación debemos saber cuáles son los medios y plataformas que consume nuestro público para adaptar nuestra comunicación al lenguaje específico de cada una de ellas, pues sólo así conseguiremos sacar el máximo partido y lograr una verdadera conexión.

Comunicación constante, eficaz y participativa

Las redes sociales han jugado un papel fundamental en la comunicación de marca de los últimos años, cambiando por completo algunos valores previamente establecidos. Este nuevo escenario no sólo ha servido para comunicar, sino también para mejorar la imagen de marca o la reputación, teniendo en cuenta que en la misma el usuario (y consumidor) juega también un papel activo. Del mismo modo, ha jugado en determinadas ocasiones como un arma de doble filo para algunas compañías, por lo que es vital saber gestionar las crisis de reputación online en el caso de que se produzcan.

Sin embargo, y al margen de verlas con nuestro enemigo, las herramientas digitales como las redes sociales o los blogs nos permiten comunicar más activamente y recibir un importante input por parte de nuestros consumidores, que además pueden llegar a sentirse parte activa del discurso. Al llegar a ellos de forma habitual y brindarles la oportunidad de interactuar y compartir contenido y/u opiniones con la marca, la relación entre la firma y el consumidor se estrecha, ya que comparten puntos de interés de los que se sienten partícipes.

El branded content como fórmula eficaz

¿Y si nos centráramos, al margen de la comunicación más puramente corporativa, en aunar esfuerzos para crear contenido de valor para nuestro público? Ésta es la premisa de la que parte el branded content, una estrategia de comunicación basada en la creación de contenidos vinculados a los valores de marca que resultan útiles y entretenidos para su audiencia.

Transmitir valores o emociones a través del contenido, que además conlleva un alto componente formativo, es vital para crear una conexión duradera entre las marcas y sus clientes potenciales. Y es que teniendo en cuenta el momento en el que vivimos, en el que el usuario vive una saturación constante de publicidad e información, contemplar esta estrategia no centrada en la venta de producto sino en la generación de emociones y sentimientos tiene más importancia que nunca. A través de ella, y del vínculo especial que consigue crear entre marca y usuario, ganaremos en notoriedad, engagement y fidelización de marca, además de sentirnos cada vez más cerca de nuestro público.

NO HAY COMENTARIOS

Escribir comentario