322
post-template-default,single,single-post,postid-322,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive
09 Jun

La gran oportunidad para los creativos más jóvenes

Plataformas de distribución online gratuitas, como Youtube o Vimeo, han dado la oportunidad a los creadores de desarrollar formatos que escapan a las limitaciones de las pantallas tradicionales. Ahora pueden escribir, producir, realizar y distribuir ideas que, años atrás, habría sido imposible materializar. Llueven los cortometrajes, los vídeos experimentales, las webseries…; pero no siempre son productos económicamente rentables. Sin embargo, el branded content se presenta como una solución para estos nuevos creativos.

Allá por el año 2000, Javier Fesser bautizaba sus ficciones ‘Javi y Lucy’ y ‘La cuadrilla espacial’ como las primeras webseries creadas en España. En ese momento, el nuevo término surgió para designar a aquellos productos de ficción que nacían para ser distribuidos a través de Internet, pero al formato le costó casi una década coger fuerza en nuestro país y no fue hasta unos años después cuando su producción creció de forma exponencial. El mítico ‘Cálico Electrónico’, que fecha su estreno en 2004, y los chicos de ‘Malviviendo’, en 2008, tuvieron buena parte de la culpa. Y, precisamente, ellos son la prueba de que este formato puede ser una lanzadera para jóvenes creativos.

Paula Hernández, fundadora de la web ‘Enawebseriada, está convencida de que las webseries son la mejor carta de presentación del talento de los nuevos creadores que, aun contando con poco presupuesto para realizarlas, tienen un producto “mucho mejor que un currículum para enviar, pues con ellas puedes decir ‘si soy capaz de hacer esto sin dinero, imagínate con el presupuesto adecuado…’”. Al unir formato y plataforma, la combinación resultaba tremendamente atractiva. Pero faltaba un aspecto por salvar: olvidar el concepto ‘sin presupuesto’ y buscar una forma de hacerlo rentable, económicamente hablando.

Si hace cinco años el término ‘branded content’ sonaba ‘pijo’ y un poco utópico, ahora son muchas las grandes marcas que están generando contenido, cortometrajes, series, podcast… Incluso grandes directores, como Amenábar, se han sumado a esta corriente.

Y aquí es donde entra en juego el branded content. “Es una solución para las marcas que antes se comunicaban a través de publicidad tradicional con un público que, ahora, la rechaza por norma y que, además, consume contenidos en plataformas impermeables a ella”, nos cuenta Roger Casas-Alatriste, fundador de El Cañonazo. Y son muchísimas las empresas que pueden elegir una estrategia de contenidos como alternativa a la fórmula convencional. Aunque más que empresas, como bien aclara Eduardo Prádanos, fundador de la agencia creativa Fluor y del proyecto Innovación Audiovisual, deberíamos hablar de productos o campañas en los que la marca “ha decidido adoptar una estrategia de contenidos”.

Terrakas es una webserie de Freaklances Projects para Autentia

Julio Garma, fundador de Freaklances Project, identificó pronto el branded content como una oportunidad para conseguir financiar esos proyectos que se encapaban de la cabeza de muchos creativos. De hecho, él cuenta con la experiencia de haber realizado ficción para marcas como Autentia, con la que desarrolló la webserie Terrakas. “Si hace cinco años el término ‘branded content’ sonaba ‘pijo’ y un poco utópico, ahora son muchas las grandes marcas que están generando contenido, cortometrajes, series, podcast… Incluso grandes directores, como Amenábar, se han sumado a esta corriente.  Las marcas buscan llegar a sus consumidores, que huyen de la publicidad invasiva”, asegura. Y otro buen ejemplo es ‘El colega Canario’, la webserie que Diffferent, productora que nació del éxito de Malviviendo, ha creado para Ron Arehucas.

Estos ejemplos demuestran que, efectivamente, el banded content ofrece la posibilidad a los jóvenes con talento de desarrollar sus ideas, siempre  que consigan conjugar con su creatividad las necesidades de la marca. “El branded content ofrece la posibilidad de, si se tiene la suficiente sensibilidad, empatía y conocimiento de las necesidades de comunicación de las marcas, además del talento para generar, producir y distribuir historias interesantes, poder llegar a vivir de ello”, añade Casas-Alatriste; insistiendo, además, en la importancia del plan de medios y distribución del contenido. Pero, como todo lo que merece la pena, solo está en mano de los que de verdad trabajen duro para conseguirlo. Y es que, como afirma Prádanos,  “quedarán muchos por el camino, pero otros tantos emergerán con propuestas de valor que sí han sabido reconocer cuáles son las necesidades que puede tener una marca”.

NO HAY COMENTARIOS

Escribir comentario